(Este blog es una contribución a la “Polit Talk” del 5 de junio a las 11 horas CET sobre la guerra en Ucrania)
(Este blog es una traducción automática. Las sugerencias de corrección son muy bienvenidas).

1.Estupidez perjudicial

Es cierto: si un Estado ataca a otro en una guerra de la que usted es ciudadano, se convierte en objeto enemigo del Estado atacante. Como en Ucrania, cada ucraniano se convierte en un objeto enemigo del estado atacante, Rusia, y cada ruso en un enemigo de Ucrania. En la guerra reina el racismo político puro y duro.
Sin embargo, es una estupidez, a la inversa, abrazar este racismo político y unirse a la guerra del propio estado contra el estado atacante. ¿Por qué? En rigor, aunque suene duro, no se trata de una estupidez porque uno arriesga su vida al tomar esta decisión y unirse a la guerra de su propio Estado. Contra esta justificación de no seguir al propio Estado en una guerra, se puede objetar con razón que esto no protege en absoluto de la violencia bélica del otro Estado. Así es, los estados en guerra con otros estados no hacen distinción alguna entre los ciudadanos del otro estado contra el que luchan, y dirigen su violencia sólo contra los ciudadanos del otro estado que se unen a la guerra de su propio estado. Como he dicho, racismo político puro y duro, no sólo ideológico, sino practicado. En efecto, la decisión de no sumarse a la hostilidad de su propio Estado contra otro no le evita a uno la hostilidad del otro Estado, es decir, el peligro de ser asesinado en una guerra por otro Estado. La conclusión inversa, que uno por lo tanto, en el interés de protegerse de los peligros de una guerra a la vida y a la integridad física por la guerra de otro estado contra el propio estado, se une a la guerra del propio estado, es sin embargo una estupidez, por la sencilla razón de que tampoco es cierto que uno protege así su vida. Como puedes ver, estrictamente hablando, debes haber hecho algo malo de antemano si no quieres una guerra. Más adelante se hablará de ello.
De hecho, es precisamente esta mentira descarada la que utilizan los estados para persuadir a sus ciudadanos de que entren en sus guerras con otros estados, que su respuesta a la guerra de otro estado entrando en su propio estado en esa guerra es para proteger a los ciudadanos de ese estado de la violencia del otro estado. La difusión de fotos espeluznantes de ciudadanos del propio estado asesinados por el otro estado en la guerra pretende demostrar esta estúpida conclusión de que uno debe seguir a su propio estado en su guerra por esta razón, porque le protegería de los ataques del otro estado. Esto, como demuestran estas imágenes, no sólo ha salido mal en estos casos. La prueba en sí misma es tan insensata como para protegerse de los peligros de la guerra para la vida y la integridad física uniéndose a una guerra en el bando de su propio estado, de todas las cosas; sin embargo, los estados en guerra utilizan esta prueba insensata para sugerir a sus ciudadanos, en su miedo, la estúpida falacia de que pueden protegerse de tales peligros de la guerra uniéndose a la guerra de su estado.
Y esas conclusiones erróneas existen, efectivamente, no sólo en casos excepcionales. De hecho, bastantes ciudadanos, especialmente en tiempos de guerra, por miedo a las actividades bélicas del Estado enemigo, que de hecho no clasifica sus actividades bélicas según si los ciudadanos de otro Estado siguen o no la guerra de su propio Estado, cometen el tonto error de creer que les protege de la guerra del otro Estado si se oponen a ella con la guerra de su propio Estado. Y es esta estupidez, la de que abogar por la guerra del propio estado protege a los ciudadanos de este estado de las actividades bélicas del otro estado, en la que se basa toda la propaganda de guerra: con la referencia a las víctimas bélicas ampliamente ilustradas, que el otro estado produce en realidad continuamente con su guerra -al fin y al cabo es la guerra- se agita a los ciudadanos para que se lancen a la matanza por su propio estado, porque esto les protege de la matanza. Sin embargo, los propios Estados saben muy bien que esas estúpidas conclusiones de que uno puede proteger su vida de las acciones bélicas de otro Estado uniéndose a la guerra de su propio Estado no son más que estúpidas conclusiones. Los Estados que emprenden guerras, ya sea del lado del Estado atacante o del Estado que se defiende, saben muy bien que en sus guerras sus ciudadanos arriesgan sus vidas, al fin y al cabo, los ciudadanos de ambos lados de la guerra son los que ejecutan la violencia bélica en nombre de los políticos de sus Estados, y la guerra no consiste en otra cosa que en destruir los medios de violencia del otro Estado, es decir, sus ciudadanos. Porque a pesar de todos los refinamientos técnicos de las armas, siguen siendo los ciudadanos de ambos bandos los que utilizan estas armas, a los que ambos bandos matan por tanto en una guerra para ganar una guerra.
Puesto que es cierto que las guerras no protegen a los ciudadanos del Estado, como nos quieren hacer creer con su propaganda bélica, los Estados no se basan en la falsa conclusión de que un Estado protege a sus ciudadanos en una guerra de los peligros que corren los ciudadanos del Estado enemigo y hacen que sus guerras dependan de estas o similares consideraciones de sus ciudadanos, sino que utilizan su monopolio del uso de la fuerza para obligar a sus ciudadanos a luchar en sus guerras como soldados. Lo que también debería ser, para cualquier ciudadano de cualquier lado de los estados en guerra, razones razonables para actividades en las que no queda nada de quienes las ponen en práctica. ¿Cómo puede haber buenas razones para unos objetivos cuya persecución cuesta la vida de los que ponen en marcha la persecución de esos objetivos? Los Estados conocen la insensatez de estos objetivos desde el punto de vista de los ciudadanos del Estado y, por lo tanto, los obligan con su violencia a ejecutar tales objetivos en nombre de los Estados, y además de sus elaboradas actividades para la producción de su capacidad militar de guerra técnica, utilizan todo tipo de actividades elaboradas para su propaganda de guerra para la producción de la voluntad de sus ciudadanos de ir a la guerra, para que adopten los objetivos de guerra del Estado, porque esta voluntad de ir a la guerra sigue siendo su arma decisiva.
¿Y cuáles son entonces esos objetivos de la guerra que se supone que los ciudadanos hacen suyos, pero que por costarles la vida se ven obligados a llevarlos a cabo por sus Estados a través de las guerras? Los objetivos que los ciudadanos persiguen no pueden ser tales si la búsqueda de estos objetivos consiste en renunciar a la propia existencia. ¿Para qué, en realidad? ¿En qué consisten realmente las guerras? Por cuestionar la soberanía de los Estados sobre la tierra y las personas, es decir, la existencia de los Estados. Para desafiar la existencia de los Estados, los ciudadanos de los Estados se ven obligados a renunciar a su existencia. ¿Y qué justificación hay para que los Estados, cuya única preocupación debería ser siempre la vida y los intereses de los ciudadanos, renuncien a la existencia de los ciudadanos por la existencia de los Estados, cuando su misión debería ser defender la vida de los ciudadanos?
Algo está muy mal aquí si al salvar la existencia de los estados, cuya misión se supone que es cuidar la existencia de los ciudadanos, se sacrifica la existencia de los ciudadanos por la preservación de su existencia, cuya misión se supone que es cuidar la existencia de los estados.
En lugar de implicarse en una guerra que no puede versar sobre los intereses de los ciudadanos por la misma razón de que las guerras utilizan la muerte de los ciudadanos como medio para su ejecución con éxito, en lugar de implicarse en una guerra con conclusiones falsas en el bando del propio Estado, es mejor preguntarse de qué trata realmente una guerra, cuando ciertamente no se trata de una cosa, la protección de los ciudadanos o incluso los intereses de los ciudadanos.
Además de eso: De hecho, como ya se ha dicho anteriormente, incluso aquellos que no se tragan esa estúpida falacia de que abogar por la guerra del propio estado contra otro le protege de las actividades beligerantes del otro estado hostil, y que, al negarse a entrar en la guerra, estarían protegidos de las actividades hostiles. Los estados, como sabemos, básicamente nunca hacen distinciones entre los ciudadanos del estado en guerra, y ciertamente no en la guerra. Para ellos, los ciudadanos son, piensen lo que piensen, recursos humanos para la guerra del otro estado en la guerra, y el método de persuasión, de utilizar la necesidad de las personas para convencerlas de que su servidumbre a los demás es lo mejor para ellas, este recorrido, de una especie de argumentación que también se llama chantaje en otros lugares, es de todos modos este principio básico del arte de persuasión del estado, del chantaje con la necesidad que crea, y esto no sólo en la guerra. Así que, de nuevo, si no quieres la guerra, será mejor que te preguntes en qué consiste realmente la guerra, para que sepas qué puedes hacer para evitar que se produzca en primer lugar, y para que te veas arrastrado a las guerras de una forma u otra, independientemente de lo que quieras. Y, de hecho, todo lo importante sobre lo que son las guerras, de qué tratan y qué papel juegan los ciudadanos en ellas se puede deducir del tratamiento de los ciudadanos del otro Estado como un recurso de poder del otro Estado, es decir, también sobre lo que se puede hacer para no llegar a la situación de que, independientemente de lo que uno piense sobre una guerra, se vea arrastrado a una guerra simplemente por su ciudadanía. Aunque en este caso sea demasiado tarde -al menos para los ciudadanos de los estados implicados en la guerra-, cuando la guerra esté ahí, saber esto puede al menos salvarte de otras estupideces mayores.

2 ¿Qué son realmente las guerras y en qué consisten?

Aunque todo el mundo sabe lo que son las guerras gracias a 200 años de experiencia con todas las guerras entre los estados capitalistas de todo el mundo, y después de 200 años de tales guerras parece que nos hemos acostumbrado a que las guerras simplemente pertenecen a estas sociedades capitalistas y a su mundo de estados y de alguna manera, gracias a la loca ilustración de la ciencia, las consideramos lo más humano de todo, en el siglo XXI deberíamos darnos cuenta de lo que son las guerras. En el siglo XXI, uno debería darse cuenta de lo que los venerados líderes políticos de los Estados de este mundo hacen con los Estados, ese logro histórico de la civilización universalmente alabado, cuando, gracias a su monopolio de decisión y violencia sobre sus sociedades nacionales y gracias a la posición de liderazgo de sus Estados en el mundo de los Estados, causan estragos en la vida de la humanidad cuando deciden hacer la guerra.

¿Qué tipo de disputa es ésta y de qué tratan estos conflictos entre estados, cuando los estados libran guerras? En primer lugar, ¿en qué consisten estos conflictos bélicos? ¿Tienen los Estados en disputa ideas opuestas sobre cuestiones tan importantes desde el punto de vista existencial como la mejor manera de proporcionar alimentos a los miembros de estas comunidades, o cómo los Estados se coordinan entre sí? ¿Discutirán sobre qué productos deben producir sus sociedades y cuáles no? ¿Están discutiendo sobre quién obtiene qué de ello? ¿Discuten sobre qué recursos naturales deben utilizar sus economías para producir qué productos? ¿Discutirán sobre cómo distribuir los productos manufacturados entre sus sociedades? ¿No pueden ponerse de acuerdo sobre cómo hacer habitable de nuevo el globo terráqueo cubierto de basura? ¿Tienen conflictos sobre la forma en que los miembros de sus sociedades toman las decisiones políticas? Nada de eso, se podría discutir, y de hecho, no te engañes, ese tipo de disputas, gracias a su temática racional, no siempre se pueden decidir con el consentimiento de todos, pero una cosa también es cierta: ciertamente no se deciden esos conflictos sobre esas cuestiones con la guerra. La guerra no tiene nada que ver con esas cuestiones. ¿Sobre qué discuten los Estados en la guerra?
Las guerras no son disputas sobre ningún asunto que afecte a la vida de los ciudadanos. Las guerras son conflictos entre Estados y el objeto del conflicto es lo que los Estados son en esencia, lo que son por naturaleza, que es su soberanía sobre la tierra y las personas dentro de los límites de su soberanía, es decir, dentro de los límites de su monopolio del uso de la fuerza. En la guerra, los Estados discuten sobre si debe haber Estados, no sobre si debe haber Estados; la erradicación de un Estado mediante la guerra sólo lo sustituye por otro Estado; en las guerras, los Estados son el objeto de este tipo de violencia y lo que los Estados son elementalmente, su poder soberano sobre un trozo de tierra y, sobre todo, las personas que viven en ella. Las guerras deciden qué estado tiene el monopolio de la violencia sobre la tierra y las personas en un territorio nacional, que tiene el – tautológicamente hablando – monopolio exclusivo de la violencia sobre esta parte de la tierra. Y esta cuestión, la de quién tiene el monopolio de la violencia, en realidad sólo puede decidirse por quién tiene la violencia más poderosa, es decir, quién tiene el poder sobre el poder del otro, es decir, quién desautoriza el poder del otro. Decidir qué Estado puede eliminar los medios de violencia del otro con sus medios de violencia y convertirse así en el monopolista de la violencia, eso es la guerra. Y es este proceso de toma de decisiones sobre quién tiene los medios de violencia más poderosos, que quita la violencia de los medios de violencia del otro lado, es este tipo de proceso de toma de decisiones que -como puede ser de otra manera cuando se está disputando el monopolio del uso de la fuerza- se lleva a cabo como esta orgía de violencia y destrucción. Los Estados democráticos también son aparatos puramente violentos. Si estos Estados utilizan su monopolio del uso de la fuerza para imponer sus programas políticos en las sociedades que gobiernan, ¿cómo sino utilizando todos los medios de fuerza a su disposición deberían entonces imponer sus programas políticos frente a otros Estados, tanto más cuando se trata de la cuestión de qué autoridad estatal gobierna la tierra y las personas en un territorio nacional, que utilizando los medios de fuerza específicamente desarrollados para estos casos, sus militares?
Las guerras son un acto de destrucción muy arcaico y loco en el que se destruye sin piedad toda la riqueza, que sin embargo sólo es combatido por los monopolistas políticos de la violencia en las sociedades civiles modernas, en las que estas máquinas de violencia y los ciudadanos de uniforme que las manejan compiten entre sí, quien posee la mejor maquinaria de destrucción y quien logra destruir la maquinaria de la violencia, sobre todo matando al personal operativo del otro, es decir, sobre todo matando a los ciudadanos soldados del otro bando. Hasta qué punto en estas guerras que se libran entre los estados de las sociedades civiles a través del monopolio del uso de la fuerza, que es más potente, no son sólo los ciudadanos soldados los que son objeto de la violencia bélica, y no sólo como efecto secundario, es evidente a partir de los actos de guerra que son decisivos para la guerra al bombardear la base de gobierno de un estado enemigo. La Segunda Guerra Mundial ofrece amplios ejemplos de cómo los Estados deciden las guerras por sí mismos destruyendo la base de poder decisiva de los Estados de las sociedades civiles mediante el bombardeo de los ciudadanos. Las bombas atómicas son el arma de guerra más excelente para la destrucción de los ciudadanos como arsenal elemental del poder estatal de las sociedades civiles. Sin embargo, no sólo las armas utilizadas en sus guerras y sus objetivos traicionan a los sujetos de la guerra como estados capitalistas con sus sociedades civiles serviles como el alma de estos estados, aquellos monopolistas de la violencia sobre estas sociedades civiles que disputan su monopolio de la violencia, sino que también traicionan el programa político que estos estados imponen con estas guerras.
En la guerra de Ucrania, los Estados que son potencias mundiales sobre el mundo de los Estados, los EE.UU. con todos sus Estados aliados en la OTAN por un lado, y Rusia por otro, que está utilizando la guerra para reclamar ser respetada como potencia mundial por los primeros, están midiendo su poder como potencias mundiales en esta guerra, es decir, los Estados que gobiernan el mundo de los Estados y sus sociedades civiles nacionales.
Lo que los Estados movilizan en términos de conocimientos técnicos, con los que crean medios de poder, con los que se pueden destruir los medios de poder de otros Estados, ya dice mucho de lo que los monopolistas de la violencia consideran significativo e imponen a los ciudadanos como su negocio: Nada es más valioso para ellos que su monopolio en el uso de la fuerza, para lo cual invierten vastas sumas de recursos económicos en conocimientos técnicos y armas y destruyen por otro lado, con lo cual se procuran medios de fuerza adecuados para hacer valer su monopolio en el uso de la fuerza sobre la tierra y las personas contra otros monopolistas de la fuerza cuando éstos se disputan el monopolio del uso de la fuerza.
Y esto ya dice todo lo importante sobre el programa político por el que disputan su monopolio de la violencia los monopolistas de la violencia, en primer lugar los Estados que la utilizan para afirmar su poder mundial sobre el mundo de los Estados y sobre sus relaciones internacionales. El mundo de las sociedades civiles y sus estados, construido por estos estados como el uso de sus pueblos estatales para su mutua enemistad en la lucha por su parte de una riqueza, en la que el ganador es el que más consigue forzar la producción de esta riqueza de los ciudadanos de esta tierra a costa de su consumo, es decir, mediante su pobreza, y acumularla con los ricos de este mundo, Este es el programa político para el que los estados, con su monopolio del uso de la fuerza, están alistando a los ciudadanos del mundo y para el que las sociedades civiles de todos los estados están luchando entre sí económica, política y militarmente para decidir quién puede dictar al mundo de los estados cómo pueden participar en esta guerra permanente por la conquista y apropiación de este tipo de riqueza. Tales cuestiones, que tienen que ver con qué estado tiene qué poder sobre el poder de otros estados, tales cuestiones sólo pueden resolverse con este tipo de violencia bélica, es decir, con esta medida de violencia bélica entre estados y en tales conflictos entre estados que comandan el mundo de los estados, es la destrucción de la tierra y de las personas de otros estados, lo contrario de la locura arcaica, sino la destrucción políticamente dirigida de los medios de poder de los estados que, gracias a sus medios de violencia, no se someten a los estados de mando o que, como en el caso de Rusia, quieren conquistar un poder de mando global en el mundo de los estados. Por lo tanto, en estas guerras por su Estado, la muerte de los ciudadanos por su Estado no es una contradicción con el servicio al ciudadano que reclaman estos Estados, sino que para los Estados es una realización de su ciudadanía venerada como un acto heroico.

3 ¿Qué se puede hacer?

En la guerra, por tanto, los Estados exponen de forma inequívoca lo que realmente son, y no sólo en la guerra, sino en general. Ante todo, en sus guerras y en la agitación ciudadana que las acompaña, los Estados refutan su mentira vital de que los Estados de las sociedades civiles son una institución política que no existe más que para los ciudadanos. Que esto es exactamente lo contrario, que la gente del estado está ahí para el estado, puede verse no sólo en el cinismo con el que un estado en guerra reclama las preocupaciones de sus ciudadanos por su pura supervivencia, que nadie más que él mismo les inflige con una guerra, estas preocupaciones de supervivencia de los ciudadanos como el objetivo de su guerra contra otro estado, de todas las cosas, y eso en una guerra en la que quema la existencia de sus ciudadanos para asegurar su existencia frente a otros estados y lo celebra como heroísmo. Pero esto, que es el pueblo del estado el que es servidor del estado y no al revés como pretenden los estados y sus claqueurs reunidos, no se puede deducir sólo de ese cinismo con el que la clase política, los funcionarios de los estados, equiparan la existencia de la violencia política de las sociedades civiles con la existencia de los ciudadanos en la guerra, como si una guerra no fuera la defensa del monopolio de la violencia de un Estado sobre la tierra y las personas contra la toma del objeto de su dominio por parte de otro Estado, sino como si los ciudadanos y su dominio político fueran la misma cosa, precisamente como si los ciudadanos perdieran su existencia cuando el dominio político de un Estado fuera tomado por otro gracias a una guerra ganada. Ciertamente, para la clase política de un Estado está en juego la existencia del monopolio del uso de la fuerza, que ellos ejecutan, aunque esta clase política es la más flexible. Los políticos nazis de Alemania, derrotados por EEUU, se han convertido de un día para otro en políticos útiles en el nuevo proyecto de guerra contra la Unión Soviética, aliada de EEUU en la guerra contra Alemania. Hay una cierta flexibilidad. ¿Y los ciudadanos? Qué cambia en la guerra si Ucrania obedece a los políticos rusos o estadounidenses, si la riqueza producida allí enriquece a los oligarcas o a los capitalistas y si esta riqueza se contabiliza en rublos o en dólares. Desde el punto de vista de los ciudadanos, en principio sigue siendo lo mismo. Lo que se intercambia en las guerras, especialmente en tiempos de un mundo compuesto básicamente por los mismos estados, es la asignación de los ciudadanos a un estado, su nacionalidad. Eso es todo. Por lo demás, no cambian demasiado las cosas. En cualquier caso, el fin de la existencia de un Estado nación no es el fin de la existencia de sus ciudadanos cuando el gobierno político es asumido por otro Estado gracias a una guerra. Entonces los ciudadanos hacen más o menos lo que hacen siempre, van a trabajar, envían a sus hijos a la escuela y pagan sus impuestos. Eso es todo, si se añade que en su ejercicio cívico cuatrienal les toca elegir qué personas dirigen los asuntos del Estado, entonces se llaman de otra manera. En cualquier caso, la afirmación de los Estados beligerantes de que al atacar la existencia de un Estado, se ataca la existencia de sus ciudadanos es una mentira bastante transparente con la que quieren persuadir a sus ciudadanos de que renuncien a su existencia en defensa de la existencia de su gobierno político y de las élites políticas que lo apoyan. Porque sin el compromiso de los ciudadanos soldados, no sólo ningún fusil dispara una sola bala contra los ciudadanos de otro Estado, sino que una guerra sin el compromiso de los ciudadanos no es posible ni con las armas más fantásticas. Sin los ciudadanos, nada funciona en los estados de estas sociedades civiles.
Pero esto no es sólo el caso en la guerra. Más importante aún, el desarrollo y la expansión del poder del Estado, incluyendo la medida del poder de los Estados en las guerras entre sí, es en sí mismo sólo el resultado del uso de los ciudadanos de los Estados bajo la dirección de los funcionarios políticos del Estado. La medida de poder que los estados utilizan en las guerras entre ellos para su poder sobre los demás y que, gracias a la disponibilidad de medios de poder suficientes, les hace capaces de esta medida de poder en primer lugar, es el uso de los ciudadanos que les proporciona los medios de poder para esta medida de poder. Los Estados obtienen estos medios de poder del esfuerzo diario de sus ciudadanos, con el que ganan su dinero y con el que ellos y nadie más producen la riqueza de la que los Estados desvían su parte para sus medios de poder. El hecho de que sólo por esto se permita a los ciudadanos preocuparse por su existencia cotidiana sin más que entregar su trabajo para aumentar la riqueza de quienes la tienen en abundancia, que por lo tanto sean los estados los que hagan depender esta especie de simple seguridad de subsistencia de los ciudadanos del aumento de la riqueza de quienes la tienen a través del trabajo, que por lo tanto sean los ciudadanos los que trabajen toda esta riqueza de la que los estados sacan su parte para sus actividades políticas incluyendo para sus medios de fuerza militares, esa es otra historia. Lo que queda por decir aquí es que es el pueblo del estado el que, a través de este mecanismo económico de la adquisición normal de dinero por parte de los ciudadanos para su subsistencia y de la riqueza así generada, del que los estados derivan sus medios de poder, con este mecanismo los estados ya utilizan a su pueblo del estado en tiempos de paz para sus luchas de poder con otros estados, y no, como se quiere hacer creer, al revés. Son estos medios de poder, que los ciudadanos elaboran para sus estados, los que primero les permiten abrir cuestiones de poder de todo tipo a otros estados no sólo en las guerras, es decir, interferir en los asuntos de la soberanía de otros estados, interferencias de todo tipo, Para lo cual los ciudadanos no tienen que pagar el precio en guerras empeorando sus condiciones de vida, que luego tienen que pagar en guerras con toda su existencia en defensa de la existencia de quien les impone este insano modo de vida regulado por el Estado y orientado al servicio de sus intereses de poder.
De esto se desprende también lo que sucede en los tiempos que sólo anhelan las personas que par toutes no quieren darse cuenta de que son estos hermosos tiempos de paz en los que todo se construye para la capacidad de guerra de los estados por las mismas personas que luego se queman en las guerras por sus estados. Y esto pone de manifiesto qué es lo único que se puede hacer para mantener a raya las guerras, incluida la imposición que se debe entonces, de todas las cosas, de jugarse la vida en las guerras que siempre se deben, pues los que instigan estas guerras y ya están muy seguros en los más bellos tiempos de paz de que su misión política no puede arreglárselas a la larga sin una pródiga dotación de medios militares de fuerza.

Comments preferably in English.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *